15 de junio de 2010

Jugar y ordenar. Como organizar los juguetes. (I)


Es natural que donde hay niños, hay un desorden considerable de juguetes, pero no por ello debemos pensar que esto es la norma o que no hay solución. Para evitar ese punto existe una metodología sencilla y fácil de aplicar a partir de los primeros meses de vida. 

En una segunda parte veremos como poner remedio, si el niño ya tiene varios años y tiene adquiridos hábitos de desorden.

Así, hoy explicaremos, desde nuestra experiencia, como educar a nuestros pequeños a que adquieran el hábito del orden, desde prácticamente el nacimiento. Ordenar los juguetes debe ser parte del propio tiempo de juego.

Debemos evitar ser el adulto que en ocasiones recoge sus juguetes y en otras ocasiones le regaña, un adulto que exige que ordene y que recoja ese sinfín de juguetes acumulados y amontonados de cualquier manera, sin haberle enseñado nunca a hacerlo.

Como todo, el enseñar al niño a que guarde y cuide de sus juguetes, debe iniciarse desde cuando aún es un bebé, o en todo caso cuanto antes.

Como decía, la estrategia es muy sencilla de aplicar, desde los primeros meses si el niño esta jugando en el suelo y vamos a buscarle para una de las actividades cotidianas, bañarle o darle de comer, antes de salir del cuarto recogeremos los juguetes delante del niño, pronto observará que a cada cosa le corresponde un lugar determinado. 

Si cuando sale del cuarto sus juguetes estaban en el suelo y de regreso encuentra todo recogido no sabrá cuál ha sido el proceso para que todo esté ordenado. Necesita participar en el proceso (visualizando) para aprender a ordenar su espacio.

No se puede exigir de un niño que recoja sus juguetes cuando acabe de jugar sin antes predeterminar un lugar para cada cosa. Antes de exigir hay que enseñarle a clasificar y ordenar cada juguete, hay que establecer un lugar para cada uno de los juguetes.

Si ordenamos los juguetes de nuestro hijo de manera que ocupen siempre el mismo lugar, el niño descubrirá que cada cosa tiene un sitio concreto y aprenderá a dejar cada juguete en el lugar donde le corresponde. 
Si se insiste en que cada vez que termine de jugar, que el infante coloque cada juguete en su sitio, se estará creando una rutina. Es lo mismo que enseñarle a hacer la cama, apagar las luces, a poner la vajilla en el lavavajillas, o los zapatos en el cajón, etc.

Los juguetes los debemos de situar en estantes o muebles abiertos y a su altura, esto es muy importante. Dejaremos los juguetes siempre en el mismo sitio, estableciendo un lugar para cada uno.

Es muy común que, a medida que los niños vayan creciendo, se empiecen a amontonar juguetes por todas partes de la casa. En el cuarto del niño deben estar, únicamente, los juguetes que utiliza, los que forman parte de otras etapas de su vida, y ya no utiliza deben sustituirse por los nuevos juguetes que irá teniendo, dándole a cada nuevo juguete una ubicación concreta.

Cuando le regalen juguetes hay que indicar cuál va ha ser su sitio, para que sepa dónde podrá encontrarlos cuando quiera jugar, y dónde dejarlos cuando termine.Si colocamos todos los juguetes revueltos y en cualquier sitio, no puede aprender a ordenarlos.

No debemos meter los juguetes en una cesta grande o baúl, como suele hacerse con frecuencia, ya que, para encontrar lo que quiere, se verá obligado a sacar un montón de cosas que no necesita y luego se le hará costosísimo guardarlas. Además, se acostumbrará a guardar todo amontonado, en lugar de aprender a ordenar sus juguetes dejando cada cosa en un sitio en concreto.

 
Próximamente - Jugar y ordenar. Como organizar los juguetes. (II)

©2010 Aibo Krkic para el Tren de Fusta.



Lo más leído por vosotros